lunes, 19 de noviembre de 2012

Lógica deductiva.

¿Deducción? ¿Lógica? Al mencionarlos hacemos alusión a una importante herramienta científica, ampliamente utilizada aunque no en su mayor expresión.

Para empezar a abordar el tema, es conveniente definir dos términos muy importantes:

Lógica: La lógica es una ciencia formal que estudia los principios de la demostración y la inferencia válida. Por "demostración" entendemos a un proceso mediante el cual se intenta explicar a partir de una serie de ideas preestablecidas la validez de una afirmación, mientras que por "inferencia" hacemos alusión a una operación mental a través de la cual se obtiene un enunciado por medio de otros, denominados premisas, siguiendo ciertas reglas. En conclusión, la lógica es una ciencia que nos permite estudiar los métodos y principios adecuados para identificar un razonamiento correcto frente a aquel que no lo sea.

Deducción: La deducción es un argumento en donde la conclusión se infiere necesariamente de las premisas. Podemos describirla como una método de razonamiento que parte de conceptos generales o principios universales para llegar a conclusiones particulares.

Teniendo en cuenta dichos conceptos, podemos deducir o inferir (empezamos desde aquí a utilizar la terminología específica del tema) una posible definición a la lógica deductiva: ciencia que permite estudiar la validez de determinadas afirmaciones a través de una correcta utilización del proceso de la deducción.

La importancia de la lógica y de la deducción en el desarrollo científico es incalculable, pero no es el único ámbito donde puede ser utilizada. La deducción puede ser utilizada en muchos aspectos de la vida cotidiana, y sirve para, a través de ciertos procesos mentales lógicamente coherentes, relacionar datos que se encuentran potencialmente vinculados y así llegar a una solución.

El uso de la deducción en la vida cotidiana es el tema principal del blog, y creo que con los conceptos previamente establecidos tenemos las herramientas necesarias para abordar el tema.

Al hablar del uso de la deducción en aspectos de la vida, mencioné el uso de "procesos mentales lógicamente coherentes", y esto es esencial para la solución de los problemas. Para llegar a una solución, es de total importancia la observación, que es un proceso de obtención de datos a través del uso de los sentidos. Pero aquí nos encontramos con el primer problema: no alcanza con ver o mirar el entorno para recoger datos, sino que hay que hacer una detallada y minuciosa observación, la cual es la única que puede darnos datos de gran utilidad. Por otra parte, una vez recogidos los datos, es hora de adaptarlos a nuestras hipótesis, sin caer en el grave error de adaptarlos los datos o hechos, porque derivaría en una defectuosa conclusión por mal empleo lógico.

Quizá suene abstracto en un principio, pero más adelante a través de ejemplos se entenderá. Lo que estoy haciendo es describir los métodos que tanto caracterizan al ficticio personaje detectivesco, el señor Sherlock Holmes. A Holmes se le presentan casos de variadas características, y los resuelve a través de la observación de los datos y de un proceso de vinculación de los mismos gracias al cual se llega a una impecable conclusión, todo por obra de la deducción lógicamente bien aplicada.

Una vez dejado en claro los conceptos, espero que puedan aplicar el método deductivo que caracteriza a nuestro Sherlock Holmes y puedan así solucionar problemas de carácter cotidiano...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada